El bótox, el tratamiento para rejuvenecer la mirada

El bótox es el protagonista hoy de nuestro blog. Nuestros pacientes vienen demandando servicios en los que haya naturalidad en los resultados. Y dentro de ellos, se sitúa el bótox, ya que es uno de los tratamientos estrella de la medicina estética. Y es que hemos de decir que lo usamos como tratamiento de la mirada, no solo de la arruga.

Su función es la de relajar la musculatura. Una inhibición que es reversible y temporal. Se halló de forma casual en el campo de la oftalmología, pero después se comprobó que tenía utilidad para otros sectores. En medicina estética la utilizamos para hacer tratamientos de relajación del tercio superior facial y para hiperhidrosis axilar (sudoración excesiva en las axilas) e hiperhidrosis palmar.

Uso profesional

El uso del bótox en medicina estética fue aprobado en el año 2002 por la Agencia Americana del Medicamento. Hoy en día es el tratamiento estético que más se utiliza en EE UU. Para su utilización, es obligatorio:

  • Tener acreditación sanitaria en consulta
  • Disponer de un depósito farmacéutico acreditado Una vez en nuestras consultas, debemos registrar fecha de entrada, lote, persona a la que se infiltra, número de inyecciones, cantidad, etc.

Es imprescindible que el usuario se cerciore de que el profesional cumpla todos estos requisitos.

¿Para qué se utiliza?

Se usa para relajar la musculatura. En zonas, por ejemplo, como el tercio superior el rostro, donde están los músculos del entrecejo. La cantidad dependerá de la fuerza de músculo. Por ello, es tan importante individualizar el tratamiento en cada persona.

También se utiliza en los músculos periorbiculares (las conocidas como ‘patas de gallo’). En estos casos, igualmente, hay que personalizar el tratamiento. Con el bótox, el músculo se mantiene relajado y conseguimos ese bonito efecto al abrir la mirada

Otra zona que tratamos es el músculo frontal. Es el único músculo que se encarga de la elevación. Por ello, nos gusta ser muy conservadores, conseguimos que eleve y abra la mirada gracias a que ese músculo se mantenga. Los hombres necesitarán más puntos de infiltración al tener ese músculo más fuerte.

Además, otras zonas que también se pueden tratar con bótox son las axilas y las palmas de las manos, para controlar la sudoración excesiva.

En cualquier caso, siempre se hará un tratamiento y un mapeo individualizado dependiendo de cada persona. No todo el mundo posee el mismo patrón de musculatura y hay que tener en cuenta muchos factores.

¿Con qué frecuencia?

La frecuencia del bótox dependerá de muchos factores. Si tratamos la hiperhidrosis axilar, el problema surge sobre todo en verán, por lo que la demanda aumentará en esa época el año. Si el problema es más acentuado, debería aplicarse a lo largo de todo el año. Igual ocurre con las palmas de las manos. Para el tratamiento estético del tercio superior del rostro, son recomendables infiltraciones durante todo el año.

¿A qué edad?

Cada persona tiene una tendencia diferente de hacer arrugas. Y también depende de la actividad que desarrollen, los gestos que hagan… Se puede empezar a tratar desde los 30 años hasta más avanzadas. En el caso de los mayores de 65 años, existe una cierta limitación a la hora de utilizarlo porque si se emplea en zonas con poca fuerza muscular.

¿Cuánto tiempo duran sus efectos?

Los efectos del bótox se prolongan entre 4 y 6 meses, dependiendo de la fuerza muscular del paciente. La recuperación del músculo después es progresiva. Nosotros preferimos agotar completamente el efecto de la toxina y luego volver a repetir la infiltración.

Contraindicaciones

Contraindicaciones: enfermedades neuromusculares, infección en la zona a infiltrar.

Esperamos que te hayamos aclarado cualquier duda que tuvieras con el bótox. Si te animas a dar luz a  tu mirada, ¡te esperamos!

#DraIsabelCruz