Tratamientos Ellipse

Todos deseamos tener una piel tersa, luminosa y de aspecto saludable.

Las manchas, el acné y las lesiones vasculares como la rosácea, la cuperosis o las telangiectasias o arañas vasculares, pueden ser tratadas de manera eficaz gracias a Ellipse, un sistema de luz pulsada que emite pulsos cortos con un filtrado dual patentado. Esta particularidad técnica permite seleccionar las lesiones y no dañar tejido circundante, lo cual nos aporta garantía de seguridad y eficacia.

Esta época del año es idónea para realizar sesiones Ellipse, ya que cuando la piel no esta bronceada, existe un mayor contraste con la lesión, hecho que nos permite optimizar los resultados.

 

FOTORREJUVENECIMIENTO

Tratamiento de manchas, lentigos solares y seniles, rojeces faciales en cara, cuello, escote y manos. El envejecimiento tiene una causa cronológica y otra ambiental que ocasiona que nuestra piel pierda colágeno y muestre aspecto desvitalizado.

Seleccionando la melanina como diana de nuestra fuente de luz, calentamos y eliminamos el pigmento, consiguiendo que la alteración epidérmica origen de la mancha no sea tan perceptible o desaparezca.

LESIONES VASCULARES

Rosácea, cuperosis, rojeces, puntos rubí, telangiectasias o arañas vasculares, manchas vino oporto, hemangiomas…. Seleccionando la hemoglobina como diana de nuestra fuente de luz, conseguimos mediante el aporte de calor cerrar los vasos sanguíneos que causan dichos inesteticismos, manteniendo la salud de la piel.

ACNÉ

¿Quién no ha tenido acné en su vida? Tanto adultos como adolescentes pueden beneficiarse de este tratamiento.

El aumento de secreción sebácea alrededor de la glándula pilosebácea, provoca un exceso de sebo y con ello la posibilidad de sobreinfección bacteriana, motivo suficiente para percibir en nuestra piel la aparición de puntos negros, obstrucción de poro o granos. Al aplicar calor de forma selectiva en el vaso sanguíneo que nutre la glándula, se disminuye la producción excesiva de grasa que influye en el acné proporcionando un efecto bactericida en la superficie cutánea.

En todas estas aplicaciones de Ellipse, paralelamente conseguimos dar a nuestra piel un aspecto luminoso y terso por la estimulación de colágeno que acompaña a cada sesión.

El numero de sesiones a realizar depende del estado de la piel del paciente, siendo necesario siempre una adecuada historia clínica y exploración para personalizar cada tratamiento. No consideramos el tratamiento como doloroso, y de hecho no usamos anestesia tópica en su aplicación. La sensación se describe como un destello lumínico intenso, acompañada de cierta sensación de escozor y calentamiento de la zona tolerable.

Consúltanos sin compromiso para valorar tu indicación.